Por: Alejandro Govea Torres
Luego de que el Congreso Local declaró improcedente el desafuero decretado por la Comisión Instructora de la Cámara de Diputados, de inmediato surgió la amenaza de varios legisladores de Morena que exigen al Senado la desaparición de poderes en Tamaulipas, sin embargo, este embrollo político apenas comienza porque el artículo 111 de la constitución señala claramente que es facultad de la legislatura local aceptar o no la decisión, por lo que no se descarta la posibilidad de que surja una controversia constitucional.

Los legisladores morenistas y huestes más radicales, entre los que se encuentra Alejandro Rojas Díaz Durán, argumentan que el Congreso Local entró en desacato por no aplicar la resolución de la Comisión Instructora, que preside Pablo Gómez Álvarez, pero se les olvida en forma dolosa que la misma constitución indica claramente que tiene la facultad de aceptar o no la decisión de desaforar al gobernador Francisco García Cabeza de Vaca.

Tamaulipas ha experimentado en 5 ocasiones la desaparición de poderes, la primera fue el 28 de abril de 1914, cuando el gobernador era Luis Caballero Vargas, quien fue desconocido por el presidente Victoriano Huerta Márquez, quien decidió nombrar a Ignacio Morelos Zaragoza como gobernador interino.

La segunda ocasión fue el 7 de mayo de 1918, cuando Tamaulipas experimentaba la duplicidad de dos gobernadores, es decir Luis Caballero Vargas y César López de Lara, por lo que el Senado nombró al profesor Andrés Osuna como gobernador interino.

La tercera ocasión fue el 2 de agosto de 1919, cuando el gobernador Andrés Osuna enfrentó un conflicto electoral, por lo que el Senado designó a Francisco González Villarreal como gobernador interino.

La cuarta ocasión fue el 14 de febrero de 1924, cuando el entonces gobernador César López de Lara se levantó en armas en contra del gobierno federal, por lo que en su lugar se designó primero a Candelario Garza y luego a Gregorio Garza Salinas.

La quinta y última ocurrió el 9 de abril de 1947, cuando el gobernador era Hugo Pedro González, quien fue acusado de encubrimiento por ocultar en su rancho a Julio Osuna de León, que se desempeñaba como Jefe de Policía y Tránsito y por diferencias políticas asesino en una habitación del Hotel Sierra Gorda de Ciudad Victoria a Vicente Villasana González, director del periódico El Mundo de Tampico.

Nuevamente Tamaulipas vive la amenaza de la desaparición de poderes por parte del Senado, sin embargo, primero debe de surgir la controversia constitucional porque el artículo 111 de la carta magna señala que el Congreso Local puede aceptar o no la decisión de la Comisión Instructora de la Cámara de Diputados, cuyos integrantes aprobaron por mayoría el desafuero en contra del gobernador García Cabeza de Vaca.

También falta ver que cómo procederá la Fiscalía General de la República (FGR), que encabeza Alejandro Gertz Manero, ya que como se vive una situación inédita en el país, no se descarta la posibilidad de que se proceda contra el mandatario tamaulipeco en aras de ejercer el poder federal.

De ahí, la importancia de ver qué pasará en estos días ante la posibilidad de que el Senado busque algún artificio legal para decretar la desaparición de poderes en Tamaulipas, sin dejar de mencionar que para varios legisladores de Morena el gobernador García Cabeza de Vaca no goza del fuero constitucional.

Por otra parte, resulta que Evelyn Salgado Pineda arrasó la supuesta encuesta que nadie vio ni nadie participo para que se le entregará la candidatura de Morena a la gubernatura de Guerrero, en lugar de su papá, Félix Salgado Macedonio, quien luego de esta patraña se burló de los consejeros Lorenzo Córdova Vianello y Ciro Murayama Rendón, porque siempre sí participará en la contienda a través de su hija.

Desde ahora es conocida como “Juanita”, porque servirá para su papá gobierne desde bambalinas, aunque ya declaró muy indignada que ella se llama Evelyn Salgado Pineda, pero nadie la conoce porque en la boleta de la supuesta consulta se tuvo que poner debajo de su nombre que era hija de Félix Salgado.

Y ahora sí será el pueblo de Guerrero que decidirá en las urnas sí se deja engañar con esta descarada imposición o vota en contra de la hija de Salgado Macedonio, puesto que no hay duda la llamada 4° Transformación está dispuesta a todo con tal de cumplir la voluntad del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien se empeñó en que “El Toro” participe en la contienda electoral del próximo domingo 6 de junio.

Correo electrónico: jagovea_53@yahoo.com

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *