Por: Marco Antonio Vázquez Villanueva
Hace muchos, pero muchos años, ya mi memoria no es tan buena para recordar cuantos, en México se detuvo a Héctor El Güero Palma, en aquellos tiempos se dijo que era el fundador de un cártel en el país, socio, casi hermano de Joaquín El Chapo Guzmán y lo pintaron como una fiera en eso del crimen organizado al grado que le atribuyeron el asesinato de un policía o funcionario de la DEA y mil cosas más.

Luego de estar detenido por varios años, en el 2007, por acuerdos de los gobiernos El Güero Palma fue extraditado a Estados Unidos, se hizo un arreglo para que allá pagará el crimen del policía y, posteriormente, se volvería a entregar a las autoridades de México para que respondiera por el resto de los delitos cosa que sucedió nueve años después, en 2016, allá lo dejaron libre por buena conducta, se informó a México en que puente iba a cruzar y lo entregaron como quedó estipulado.

Cuatro años y medio después, El Güero Palma prácticamente fue declarado una blanca palomita por un Juez federal, la razón, argumentó que la Fiscalía General de la Republica no pudo comprobar que era quien decían que era.

Ayer el presidente dijo que las autoridades judiciales habían elegido días inhábiles para la libertad de El Güero Palma, que les habían aplicado el caso sabadazo, prácticamente dejó entrever que lo hicieron a propósito y hasta se anunciaron reformas a la ley para que ya no ocurran este tipo de eventos en el futuro, es decir, que cuando un juez tenga que decidir algo lo haga de lunes a viernes, en horarios que a la Fiscalía convengan y demás.

La realidad es que suena absurda, ridícula una queja de ese tamaño porque la persona estuvo más de cuatro años encerrado y al final le dicen un usted disculpe, y más grotesco se ve que no le hayan podido comprobar un delito del cual tenía fama publica, peor el asunto, ahora el agraviado es Don Güero Palma por lo que si el presunto delincuente ahora los demanda podría recuperar millones de pesos en indemnizaciones nomás por lo inepto, esa palabra póngala entre comillas, de la Fiscalía General de la República.

El tema, la verdad, pinta de cuerpo entero lo que sucede con el sistema de justicia y seguridad en México, está bastante deteriorado, exige una renovación y trabajo serio al respecto, sobre todo, más capacitación para que pongan atención a todos los casos y, al final, no se les vayan los detenidos cuatro años después de que no pudieron comprobarles nada, en resumen, parece que sigue igual o está peor que antes.

Hace años existió en esta ciudad un jefe en un periódico que se quejaba constantemente de los reporteros de la fuente policíaca, los acusaba de flojos, de no poner todo su empeño, de nunca llegar a los accidentes o a los acontecimientos a tiempo y amenazó con correrlos o, cosa peor para los que desempeñaban esa función, enviarlos como castigo a la sección de sociales.

Apenas les dijo eso y salió de su oficina, iba tan encabronado y distraído que se pasó un semáforo en rojo chocando con otro vehículo, los reporteros policíacos que todavía estaban cerca del lugar escucharon el reporte en las frecuencias policíacas, sin saber quien era, se dirigieron de inmediato al lugar y apenas iban a imprimir sus gráficas cuando del auto chocado salió su jefe nomás para decirles, “ahora sí muy eficientes cabrones”.

Si, el tema viene colación porque la Fiscalía parece más enfocada a asuntos que a ellos les importan que a mantener a presuntos delincuentes peligrosos en la cárcel, dígalo si no el hecho de que en cuatro años no pudieron comprobarle un delito a una persona que hasta fama pública tenía de ello.

Es decir, en unos casos parece no hacen nada y todos los temas de política actúan casi de inmediato, casi como dijera aquel jefe, ahora si muy eficientes cabrones…
Coloque en el buscador de Facebook @CENADeNegros1 y le agradeceré que me regale un Me Gusta, además nos puede seguir en la cuenta de twitter @gatovaliente y, como siempre, le dejo el correo electrónico a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *