Madrid, España, Europa- Un gol de Iñaki Williams en el minuto noventa (0-1) congeló las ilusiones sevillistas en su pelea por el título de LaLiga, en un partido en el que tuvo ocasiones para resolverlo pero en el que se topó con el meta Unai Simón y con su propia ansiedad, mientras que el Athletic Club, con esta victoria, aún mantiene opciones de lograr algún puesto europeo.

El Sevilla fue el dominador del partido en sus dos mitades pero no tuvo el acierto para ponerlo de cara ante un Athletic que se defendió muy bien y que se aprovechó de las necesidades del adversario para hundirlo ya sin tiempo para la reacción, con lo que ahora las opciones de escalar puestos de los hispalenses, que visitan en la próxima jornada al Real Madrid, quedan diluidas.

Se presentó el equipo de Julen Lopetegui a este partido después de que en el anterior, con la victoria ante el Granada (2-1), se asegurara matemáticamente la cuarta plaza de la clasificación y repetir una campaña más en la Liga de Campeones, pero ahora con la ilusión de dar guerra al Atlético de Madrid, Real Madrid y Barcelona en la pelea por el título.

Sin presión, pero sí con la ilusión que ha planteado en este nuevo reto, los sevillistas cerraban la trigésima cuarta jornada sabiendo que sus rivales habían ganado y que era necesario sumar un nuevo triunfo para acumular a los cinco seguidos que ya habían firmado y no perder el hilo.

Lopetegui, finalmente, mantuvo en el equipo al central francés Jules Koundé pese a que los pasados días no ha trabajado al mismo ritmo que sus compañeros, y repitió en el centro del campo con el croata Iván Rakitic y el argentino Alejandro ‘Papu’ Gómez pero sin Joan Jordán por segunda jornada consecutiva.

Antes ellos se presentó un Athletic con muchas bajas, dos de ellas de última hora, porque el central internacional Íñigo Martínez viajó a Sevilla pero una contusión en el hombro derecho le impidió inscribirse para el partido, con lo que se unió al centrocampista Dani García, que se quedó confinado en su domicilio por ser contacto estrecho de un familiar positivo por la covid-19, y a los lesionados Iker Muniain, Yuri Berchiche, Ander Capa, Peru Nolaskoain y Oier Zarraga.

Con pocas opciones de reengancharse a la lucha por puestos europeos, los de Marcelino García Toral, que visitaban la capital andaluza por sexta vez esta temporada -dos visitas al Villamarín para medirse al Betis (Copa y Liga) y tres a La Cartuja (final de la Supercopa de España y las dos finales de la Copa del Rey)- se estrenaron este curso en el Sánchez Pizjuán con ganas de competir y dar buenas sensaciones.

El encuentro entró en sus últimos minutos, con los sevillistas arriesgando en un acoso total por ese gol que se resistía pese a que metió en el campo más artillería con Óscar Rodríguez y Óliver Torres, pero eso motivó una contra letal del Athletic que culminó Iñaki Williams con el 0-1 que fue definitivo en la agonía del partido.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *