Por: Alejandro Govea Torres
La presidenta de la Comisión de Igualdad de Género y No Discriminación del Instituto Electoral de Tamaulipas (IETAM), Nohemí Argüello Sosa, seguramente va a atender la denuncia por Violencia Política contra la Mujer que ha sufrido la candidata del partido Fuerza por México (FxM) a la diputación federal del II distrito electoral con cabecera en Reynosa, Isby Arisbeth López Sánchez, en contra del dirigente municipal de su propio partido, Rafael Gil Meraz.

La candidata López Sánchez presentó una demanda en contra Gil Meraz ante la Fiscalía General de la República (FGR) por violencia política de género, ya que el dirigente municipal de FxM en Reynosa ha proferido una serie de insultos que buscan humillarla por ser mujer.

En la demanda señala que tiene evidencias de diversas expresiones misóginas de Gil Meraz, como las siguientes: “no vales como persona”, “tu supuesto feminismo es falso”, “no eres más que una triste marioneta”, entre otras que deben ser castigadas porque evidentemente buscan avergonzar para que desista en ser candidata a la diputación federal del II distrito electoral con cabecera en Reynosa.

López Sánchez reveló que la dirigencia estatal de FxM, que encabeza Yadira Cepeda Sosa está enterada de la actitud misógina de Gil Meraz, sin embargo, hasta el momento no se ha procedido contra de él conforme a los estatutos del llamado Partido Rosa, ni mucho menos conforme a derecho.

De ahí, la importancia de que la consejera presidenta de la Comisión de Igualdad de Género y No Discriminación del IETAM, Argüello Sosa, sancione a Gil Meraz para tratar de frenar la violencia política contra las mujeres, luego de que recientemente anunció que había otros tres casos en la entidad.

El pasado mes de abril, el consejo general del IETAM, que preside Juan José Ramos Charre, aplicó una multa por 11 mil pesos al periodista Alejandro Mares Berrones por violencia política de género en contra de la candidata del PAN a la alcaldía de Matamoros, Ivett Bermea Vázquez.

La multa se le aplicó porque Mares Berrones hizo caso omiso a una sanción administrativa que consistía en pedir una disculpa pública a la candidata panista, además de llevar un curso sobre los Derechos Políticos de la Mujer que difunde el Instituto Nacional Electoral (INE).

En otro tema, la renuncia del senador con licencia Víctor Fuentes Solís a la candidatura de la coalición “Juntos Haremos Historia” en Nuevo León, integrada por Morena, PT y PVEM, a la alcaldía de Monterrey, representa un duro golpe para la llamada 4° Transformación porque cuando anunció su dimisión dijo que: “en lugar de una competencia pareja y justa, hay una desgastante situación donde buscan ganar a base de presiones, mentiras, ataques, señalamientos, guerra sucia, descrédito, entre otras denuncias sin sustento en clara alusión a la campaña emprendida por el presidente Andrés Manuel López Obrador en contra de sus adversarios en las conferencias mañaneras en Palacio Nacional.

Fuentes Solís, como muchos políticos oportunistas, renunció a las filas del PAN apenas en enero pasado a fin de buscar la nominación de Morena para la gubernatura de Nuevo León, pero luego se tuvo que conformar con la candidatura a la alcaldía de Monterrey porque la elegida fue para Clara Luz Flores Carrales.

La dirigencia nacional del Morena, a cargo de Mario Delgado Carrillo, anunció que en lugar de Fuentes Solís fue designado el también panista Felipe de Jesús Cantú Rodríguez, quien se ha convertido en un “campeón sin corona” por las constantes derrotas políticas que ha tenido en los últimos años.

Y hablando de panistas, Diego Fernández de Cevallos, mejor conocido como el “Jefe Diego”, envió una dura carta al presidente López Obrador en la cual le pide que señale día y ahora para presentarse en Palacio Nacional para que le pueda expresar directamente las acusaciones que le hizo durante la conferencia matutina del pasado viernes 7 de mayo.

En respuesta, el presidente López Obrador expreso en la conferencia mañanera de ayer en forma irónica: “Ay Nanita”, y luego procedió a repetir cada una de sus acusaciones en contra del “Jefe Diego” por llevar el caso de la empresa “Jugos del Valle”, que durante la administración del presidente Vicente Fox Quesada, se le devolvió el Impuesto al Valor Agregado (IVA) por alrededor de mil 800 millones de pesos.

López Obrador dice tener pruebas de que el “Jefe Diego” aprovechó la influencia que tenía, pero no quiso aceptar el encuentro con el panista, cuya rivalidad política ha hecho historia.

Por su parte, el expresidente Fox Quesada no dejó pasar la oportunidad para lanzarse en contra del político tabasqueño y salió a medios para decirle que “no le saque” al debate con el abogado Fernández de Cevallos, quien seguramente preparará una demanda por difamación.

De igual, forma el diputado Porfirio Muñoz Ledo Lazo de la Vega, le pidió recientemente a López Obrador que le pare a su campaña de odio para no crispar más el ambiente político que hay a menos de 23 días de la elección del próximo 6 de junio cuando se renovará la Cámara de Diputados.

Correo electrónico: jagovea_53@yahoo.com

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *