El Gobernador que necesitamos

Por: Alberto Guerra Salazar
CIUDAD VICTORIA, (ASI).— Francisco Franco tumbó en 1936 al gobierno democrático de España con un golpe de estado y permaneció en el cargo hasta su muerte en 1975, 38 años después.

Hubo en ese lapso una resistencia a su gobierno dictatorial que trató de mil maneras de derrocarlo. “Este año cae Franco”, juraban los conjurados, golpeando con el dedo la mesa del café donde se reunían, para darle énfasis a sus bravatas.

Así ocurre ahora con el Gobernador Cabeza de Vaca, pues tiene en su contra una orden de aprehensión, lo despojaron del fuero, tiene congeladas las cuentas bancarias de sus familiares y pesan sobre él tres denuncias penales, federales, graves.

Quienes juran que ahora sí se cae el Gobernador, ya se gastaron el dedo de tanto golpearlo en la mesa. Y sin embargo, no cae…

La opinión unánime de sus detractores, es que Cabeza de Vaca está convertido en un guiñapo político, una piltrafa de imposible recuperación pues ya agotó los recursos de sobrevivencia y se ha quedado sin margen de maniobra.

Tiene agotada hasta la posibilidad de una rendición decorosa pues no tiene nada qué ofrendar a sus adversarios a cambio de un trato benigno y consecuente. Se quedó sin canicas…

—-

Qué le pasó a Cabeza de Vaca?, se preguntan sus amigos, entre dolidos e intrigados por la suerte incierta que se cierne sobre el todavía poderoso mandatario. Nadie apuesta un cacahuate por la suerte del panista nativo de Reynosa, pues lo saben desahuciado políticamente.

Hasta el año 2000, Cabeza de Vaca era un don nadie que trataba apuradamente de ganarse la vida vendiendo chamoyadas. Pero surge entonces en el panorama político nacional el señor Vicente Fox Quesada, y Francisco atendió el llamado de la política y se hizo postular para una diputación federal.

De alguna manera, Cabeza se vinculó con los hermanos Bribiesca Sahagun, los hijos de la señora Marta, hijastros del Presidente de la época, Vicente Fox, que atendían en Monterrey una red de negocios empresariales vinculados al poder federal.

Allí empezó su carrera pública, pues fue electo diputado federal, luego presidente municipal de Reynosa, enseguida diputado local, Senador de la República, director general de la CORETT.

Ahora está acusado de delincuencia organizada, uso de recursos de procedencia ilícita y defraudación fiscal equiparada.

Los tres últimos Gobernadores están ausentes. Egidio está exiliado en Nuevo León, Tomás y Eugenio libran batallas judiciales para recuperar la libertad, uno en Estados Unidos, el otro, en México.

Cabeza de Vaca será inexorablemente encarcelado. Ahora tiene la protección del Congreso local, debido a que es manejado por una mayoría de diputados del PAN, pero en octubre se estrena una Legislatura dominada por MORENA.

Será a partir de entonces, que se homologará el proceso de procedencia para que surta efecto a nivel local el desafuero dictado en contra de Cabeza por la cámara federal de diputados.

Sin este blindaje, se ejecutará en automático la orden de aprehensión que existe contra el Gobernador panista, lo que dará lugar al nombramiento de un Gobernador interino o sustituto.

A juzgar por estos acontecimientos, se comprueba que el PAN no hace mejores Gobernadores que el PRI pero subsiste la esperanza que con MORENA le vaya mejor a los tamaulipecos, pues puede emerger de allí un mandatario que sea competente y que no se venza por la tentación del dinero fácil pero ajeno.

MORENA tiene un listado de prospectos serios, bien intencionados, capaces, con apariencia de querer hacer las cosas diferentes, buscando la oportunidad de merecer la nominación y actuar en consecuencia.

Allí están Erasmo González Robledo, Américo Villarreal Anaya, Mario Alberto López Hernández, Carmen Lilia Cantúrosas Villarreal, Adrián Oseguera Kernion, Maki Ortiz Domínguez, Rodolfo González Valderrama, José Ramón Gómez Leal, Héctor Garza González, entre los más destacados.

El Guasón ya tuvo la oportunidad de ser candidato en 2016 pero no sacó ni mil votos por municipio (32,183, en total).

JR Gómez Leal tiene un equipo de trabajo que maneja el proyecto de verlo instalado en la oficina principal del palacio de gobierno, pero sin que se les convierta en una fijación de tiempo completo, obsesivo, una meta enfermiza.

Nativo de Reynosa, sobreviviente del Covid-19, cuñado de Cabeza de Vaca pero sin nexos ni comunicación aunque tampoco peleados, JR cumple la encomienda como representante del gobierno federal en Tamaulipas, manejando los programas sociales de López Obrador.

Observadores acuciosos hacen notar que Gómez Leal es el favorito para la nominación de la 4-T, por su estrecha vinculación con los tamaulipecos enlistados en la base de datos de los programas sociales, que es enorme.

Américo Villarreal Anaya aparece en una encuesta como el más conocido, aunque sus detractores hacen notar que las personas entrevistadas no se refieren propiamente a él sino a su padre, debido a que muchos edificios públicos llevan su nombre, como escuelas, bibliotecas, calles, colonias.

Por su parte, Cabeza de Vaca va de mal en peor, pues ahora está preso uno de sus presuntos allegados, acusado de delitos de corrupción y de servirle de tapadera, como presta-nombres.

Cumplen años el dramaturgo riobravense Medardo Treviño, Maricela López Ramos de Nuevo Laredo, Yanín García de Matamoros, el periodista victorense Noe Francisco Rodríguez Martínez.

También es día de fiesta para JR Gómez Leal.

Luto en la familia de Bladimir Martínez Ruiz, por el fallecimiento de su hermano Didier.

En Matamoros se graduó de bachillerato Alejandro Garay Torres en el Colegio del Centro Universitario del Noreste. Hijo del notable comunicador Miguel Garay.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *