¿Pasará o no la reforma eléctrica?

Por: Alejandro Govea Torres
Cada día más diputados federales del PRI se convencen de que la iniciativa de reforma eléctrica del presidente Andrés Manuel López Obrador no sólo es regresiva y atenta contra el cuidado del medio ambiente global, sino también que se han vuelto inmunes a las amenazas y chantajes del político tabasqueño, por lo que aseguran que votarán en contra cuando sea presentada ante el pleno de la Cámara de Diputados.

Hasta el momento van 16 diputadas y diputados del PRI que abiertamente se oponen a la reforma eléctrica de López Obrador, como es el caso José Gutiérrez Jardón, Yericó Abramo Masso, Cristina Amezcua González, Jaime Bueno Zertuche, Shamir Fernández Hernández, Rodrigo Fuentes Ávila y Tereso Medina Ramírez, todos de Coahuila.

También Juan Francisco Espinoza Eguía, Karina Barrón Perales, Andrés Cantú Ramírez y José Luis Garza Ochoa de Nuevo León, así como también Laura Barrera Fortoul del Estado de México y José Yunes Zorrilla de Veracruz, quienes señalaron que la reforma energética cancela la competencia, suprime los organismos reguladores, cancela contratos y genera incertidumbre que impedirá la recuperación económica de nuestro país.

Y es que la reforma eléctrica requiere de 333 votos para ser aprobada, pero las bancadas de Morena, PT y PVEM sólo suman 277, por lo que requiere de 56 votos del PRI, cuya fracción parlamentar cuenta con 71 integrantes.

Pero con los 16 votos menos de los diputados federales del PRI que hasta el momento han dicho que votarán en contra, se puede suponer que no pasará la reforma eléctrica porque le faltaría uno al sumar 55 votos.

Lógicamente que habrá otras y otros legisladores del PRI que votarán en contra de la reforma energética, como es el caso de la única diputada federal priísta que representa a Tamaulipas, Monserrat Alicia Arcos Velázquez.

También hay que ver sí las diputadas y diputados federales surgidos de la coalición “Juntos Haremos Historia” analizan las ventajas y desventajas de la reforma eléctrica antes de emitir su voto o simplemente hacen lo que sus antecesores que cumplieron cabalmente la “obediencia ciega” que exige el presidente López Obrador.

La sociedad tamaulipeca estará muy pendiente del voto que emitan Ana Laura Huerta Valdovinos, Tomás Gloria Requena y Claudia Alejandra Hernández Saénz, quienes nunca se habían visto ante la disyuntiva de ceder ante la “obediencia ciega” que refleja el autoritarismo del político tabasqueño.

En tanto que Olga Juliana Elizondo Guerra, Adriana Lozano Rodríguez y Erasmo González Robledo, como diputados federales que lograron ser reelectos el pasado 6 de junio, están acostumbrados a “obedecer ciegamente” sin importar si la reforma eléctrica beneficia o no a Tamaulipas.

Por otra parte, el senador Américo Villarreal difundió un logro más como legislador atento a la salud de la población, ya que promovió reformas legales para que tanto el Senado de la República como la Cámara de Diputados sean declarados recintos “libres de humo”, es decir estará prohibido fumar dentro de las instalaciones de ambas sedes en la Ciudad de México.

Nadie le puede quitar este mérito, sin embargo, sería mejor que el aspirante a la candidatura de Morena a la gubernatura de Tamaulipas pudiera lograr que niñas y niños con cáncer tuvieran todos los medicamentos necesarios para sus tratamientos porque los padres de estos menores se encuentran desesperados, como anteayer se pudo constatar cuando la señora Débora Medina Hernández, madre de Carlos Alberto Estrada Medina, un niño de 14 años con histiocitosis, un tipo de cáncer que daña el tejido o produce lesiones en distintas partes del cuerpo, se arrodilló ante la diputada federal morenista Merary Villegas Sánchez para implorar que apoyará el punto de acuerdo presentado anteayer en la sesión de la Cámara de Diputados.

Si bien es cierto que el punto de acuerdo fue presentado por la diputada federal Mariana Gómez del Campo Gurza del PAN, no había razón ni mucho menos justificación para que la legisladora morenista Villegas Sánchez, ignorara la súplica de una madre desesperada que busca por todas partes ayuda para que su hijo reciba los medicamentos necesarios y poder salvarle la vida.

Y más cuando una de las compañeras de la diputada Villegas Sánchez se expresó en forma soez al señalar que “era puro teatro”, porque el peregrinar de los papás de niñas y niños con cáncer se ha dado desde que la administración de López Obrador decidió acabar con el Seguro Popular.

Es por eso, que si el senador Villarreal Anaya desea ser candidato de Morena a la gubernatura en el 2022, tendría que realizar acciones urgentes a favor de niñas y niños con cáncer para que la sociedad mexicana reconozca su valía como representante popular.

Correo electrónico: jagovea_53@yahoo.com

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *