Niegan amparo a Banorte, deberá restituir a empresa lo pagado en cheques alterados

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- El Banco Banorte, deberá regresar a una empresa de esta capital, lo pagado en cinco cheques en los cuales la firma no corresponde con la registrada para autorizarlos, ya que mediante la ejecutoria 372/2020 Magistrados Federales le negaron el amparo en contra del Juzgado Decimosegundo de Distrito en Victoria, porque el elemento de procedencia, lo constituye la falta de correspondencia visual entre las firmas objetadas.

Jorge Luis Beas Gámez, secretario del Segundo Tribunal Colegiado en Materias Administrativa y Civil del Décimo Noveno Circuito en Victoria, en funciones de Magistrado determino que, para la procedencia de la acción de objeción de pago de cheques, conforme al artículo 194 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, no necesariamente debe acreditarse que la firma cuestionada no haya sido plasmada del puño y letra del librador autorizado, a través de una prueba pericial en la materia correspondiente.

El 27 de octubre del 2020, el Juzgado Decimosegundo de Distrito en Victoria, emitió la sentencia del juicio oral mercantil 20/2019, mediante la cual condeno a Banco Mercantil del Norte, Sociedad Anónima, Institución de Banca Múltiple, Grupo Financiero Banorte, a restituir a la parte actora lo reclamado y al pago de intereses a razón del seis por ciento anual, ante lo cual la institución bancaria recurre al juicio de amparo.

Jorge Luis Beas Gámez, a quien correspondió estudiar el asunto, determino que, Banorte, no controvierte los razonamientos del Juez de Distrito para estimar la procedencia de la acción de objeción de pago de cheques, los que medularmente consistieron en que de la apreciación que realizó de las firmas objetadas, con la registrada en el banco demandado como autorizada para emitir cheques, existe falta de correspondencia visual ya que el inicio de los trazos es notoriamente distinto.

Lo que el personal del banco debía verificar previamente al pago de los cheques; y que además de lo anterior, en el juicio oral mercantil el banco demandado no aportó prueba alguna a demostrar la correspondencia entre las firmas en cuestión, por lo que al resultar infundados e inoperantes los conceptos de violación expuestos, el pleno judicial negó el amparo a Banorte y tendrá que regresar la cantidad reclamada.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *