El Issste descuenta 260 mil pesos a trabajadora sin que exista contrato, ni crédito alguno

Magistrada María Lucila Mejía Acevedo

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores al Servicio del Estado (Issste), descontó 260 mil 280 pesos, a una empleada de la Secretaría de Salud de Tamaulipas, que jamás firmo contrato hipotecario con ese organismo, un Juez Federal condeno a su devolución, pero por error de una Magistrada, que considero como laboral el juicio, el litigio sigue; mediante la ejecutoria 275/2020 Magistrados Federales otorgaron el amparo, para que considere el litigio civil.

El Magistrado Víctor Pedro Navarro Zárate, del Segundo Tribunal Colegiado en Materias Administrativa y Civil del Décimo Noveno Circuito en Victoria, determino que, los descuentos que se realizan, de los ingresos que obtienen los trabajadores del Estado como es la afectada, supone la solicitud de un crédito y su otorgamiento, mediante la suscripción de un contrato o contratos de naturaleza civil, de tal manera que en los casos en que se desconozca su celebración, esa debe ser la base de la acción; de ahí que la materia del juicio debe considerarse civil.

El Issste, desde 1999, le viene descontando quincenalmente dinero a la mujer, hasta llegar a 260 mil 280 pesos por “crédito hipotecario”, cuando ella cotiza ante el Ipsset y además jamás firmo un contrato, pero creía que por esto último, le dieron el crédito, pero al acudir al Fondo de la Vivienda del organismo (Fovissste), le dijeron que no tenía nada, por lo que presenta demanda civil, el 31 de diciembre del 2019, un Juzgado de Distrito condena a la devolución.

El Issste, presenta recurso de revisión, argumentando que el juicio debió ser laboral porque, la demanda se presente contra un organismo de seguridad social, el siete de mayo del 2020, la Magistrada María Lucila Mejía Acevedo, titular del Primer Tribunal Unitario del Decimonoveno Circuito en Victoria, le da la razón al Issste y emite la sentencia declarando insubsistente la sentencia apelada, dejándose a salvo los derechos de la actora, para que los haga valer en la vía correspondiente, que es laboral.

La afectada recurre al juicio de amparo, argumentando que, el fallo es ilegal, ya que deja de considerarse que la reclamación principal es la de inexistencia del contrato, y como accesorias la cancelación y devolución de los descuentos realizados de las prestaciones que se obtienen como empleada; siendo que aquélla es la que determina a la segunda, por lo que si el contrato del que derivan dichos descuentos es de naturaleza civil, ello es lo que debe considerarse.

El Magistrado Víctor Pedro Navarro Zárate, a quien correspondió estudiar el asunto, determino que, no es dable exigir a la accionante, que en forma directa promueva juicio en la vía laboral, pues si bien es verdad que reclama como prestaciones la devolución de los descuentos de sus percepciones o ingresos, como trabajadora, la cuales constituyen prestaciones laborales, también lo es que dichos descuentos tienen como justificación previa un contrato de naturaleza civil, de tal manera que la validez de tales descuentos presuponen la existencia del contrato basal.

El pleno judicial otorga el amparo para que la Magistrada María Lucila Mejía Acevedo, titular del Primer Tribunal Unitario del Decimonoveno Circuito en Victoria, deje sin efectos la sentencia reclamada y en otra que dicte prescinda de estudiar oficiosamente la incompetencia del juez y por ende, que el asunto es laboral y no civil y con plenitud de jurisdicción, analice los agravios esgrimidos, y resuelva lo que en derecho estime procedente.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *