Falta de sueño disminuye la capacidad del sistema inmunológico: UAM

Ciudad de México.- Dormir mal pone en riesgo la salud y la vida pues, entre otros efectos negativos, contribuye a disminuir la capacidad de respuesta del aparato inmunológico ante un ataque viral, alertó el doctor Javier Velázquez Moctezuma, Profesor Distinguido de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

“Actualmente la gente está durmiendo poco, tiene un nivel alto de privación de sueño y su día transcurre con somnolencia, presenta una gran presión para quedarse dormido, pero no resiste y se duerme en el centro de trabajo, el transporte público, en la calle e, incluso en su automóvil, lo que acarrea accidentes viales con heridos y fallecidos”.

Otras consecuencias –con microsueños involuntarios– son el aumento de errores y omisiones debido a que la memoria declina y las respuestas psicomotoras se hacen más lentas aun cuando el sujeto trata de aumentar el esfuerzo para mantenerse funcionalmente adecuado, como fueron los errores de quienes realizaban el mantenimiento en la planta nuclear de Chernobyl que estalló en 1986.

Cuando la persona no descansa bien pierde muchas funciones en el cerebro y la capacidad de relacionarse de manera óptima, registra cambios en el estado de ánimo y en un plazo corto puede tener efectos nocivos sobre otras manifestaciones del organismo, como en el caso del sistema inmunológico que incluye órganos, aparatos y células que producen sustancias para hacer frente a amenazas externas.

“Cuando estamos privados de sueño nuestra capacidad de respuesta está significativamente disminuida, lo que puede facilitar la presencia de hongos, parásitos, virus y bacterias, por tanto, no hay que descuidar nuestro descanso y recordar en todo momento que los seres humanos estamos hechos para estar despiertos y dormir”, advirtió en el marco de la XIV Feria de Ciencias y Humanidades UAM-I 2021.

“Si eliminamos la etapa del sueño porque nos parece que es una pérdida de tiempo las consecuencias van a ser muy graves, hay que dormir el tiempo adecuado para funcionar bien y estar contentos con nosotros, nuestro grupo de trabajo y familia, pues en caso contrario, si esto se prolonga en el tiempo, vamos a presentar otras enfermedades que ponen en riesgo nuestra salud y nuestra vida”, ponderó el investigador del Departamento de Biología de la Reproducción de la Unidad Iztapalapa.

La privación de sueño crónico también puede aumentar el riesgo de trombosis debido a problemas con los vasos sanguíneos; producir infartos, no solo en el corazón sino en otras áreas del organismo; alterar la presión arterial, las hormonas del sistema endócrino que regulan el hambre y la saciedad que puede provocar sobrepeso y obesidad, con el consecuente riesgo de diabetes o de síndrome metabólico.

Además, una consecuencia dramática es que amplifica el riesgo de enfermedades mentales como depresión y ansiedad, que deterioran la calidad de vida de quien las padece y facilita la aparición de demencia tipo Alzheimer, así como la posibilidad de desarrollo de cáncer, particularmente de mama, próstata y colon puesto que durante el sueño se regula la acción de ciertos genes antitumorales que durante la vigilia se apagan y no funcionan adecuadamente.

Ante este panorama, “el mensaje es no descuidar nuestro descanso, no podemos obviarlo, pues si eliminamos la etapa del sueño porque nos parece que es una pérdida de tiempo las consecuencias van a ser muy graves para nuestras vidas”, recomendó el investigador.

La XIV Feria de Ciencias y Humanidades 2021 fue convocada por la oficina de Divulgación de las Ciencias y Humanidades de la Coordinación de Extensión Universitaria de la Unidad Iztapalapa de la Casa abierta al tiempo.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *