Niegan amparo al Ayuntamiento de Reynosa, deberá pagar gastos y daños a constructora

Palacio Municipal de Reynosa, Tamaulipas, México.

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- El Ayuntamiento de Reynosa, deberá pagar los gastos financieros, así como daños y perjuicios desde el 29 de mayo del 2015, por incumplimiento en el pago de una obra de adecuación Vial con semáforo vehicular y peatonal en la carretera a Río Bravo y cruce con calle de acceso al Aeropuerto en la Colonia Aeropuerto, la cual también fue condenada a pagar, ya que mediante la ejecutoria 332/2020 Magistrados Federales le negaron el amparo al Municipio.

Gerónimo Luis Ramos García, secretario del Primer Tribunal Colegiado en Materias Administrativa y Civil del Décimo Noveno Circuito en Victoria, en funciones de Magistrado, determino que, sí es procedente la condena al pago de gastos financieros, ya que el artículo 63 de la Ley de Obras Públicas del Estado, señala que “Dichos gastos se calcularán sobre las cantidades no pagadas y se computarán por días naturales desde que se venció el plazo hasta la fecha en que efectivamente se pongan las cantidades a disposición del contratista”.

El 20 de agosto del 2020, la Segunda Sala Colegiada en Materias Civil y Familiar del Supremo Tribunal de Justicia del Estado (STJE), emitió la ejecutoria 111/2019, mediante la cual condeno al Ayuntamiento, a pagar los gastos financieros, así como daños y perjuicios; el Municipio recurre al juicio de amparo argumentando que, a la actora le correspondía acreditar los gastos financieros, ya que no dice en qué consisten o cuáles fueron los gastos financieros que erogó.

Gerónimo Luis Ramos García, a quien correspondió estudiar el asunto, determino que, resulta inatendible el disenso sobre la improcedencia de la condena al pago de daños y perjuicios que expone el Ayuntamiento, pues por un lado, precluyó su derecho para controvertir la referida condena, al haber sido omiso en impugnarla mediante el amparo directo desde que ésta se ordenó a su cargo en la resolución de apelación de 29 de noviembre de 2019, no obstante que le perjudicaba.

Además, resulta inatendible el disenso en análisis en diversa vertiente, dado que dicha consideración (la procedencia de la condena al pago de daños y perjuicios) constituye cosa juzgada, pues se relaciona con una cuestión que ya se analizó en diversa ejecutoria que este propio tribunal pronunció al resolver el amparo anterior, por lo que la procedencia de la condena a dicha prestación constituye una cuestión firme, ante lo cual el pleno judicial niega el amparo.

Cabe destacar que el momento del adeudo, de los gastos financieros, así como daños y perjuicios, fue ocultado por el Tribunal, a pesar de que es dinero público de un organismo público.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *