Pemex deberá pagar 685 mil 284 pesos a jubilado, por incapacidad permanente total

Oficinas de Petróleos Mexicanos (Pemex) Exploración y Producción, en Ciudad Reynosa, Tamaulipas, México.

Ciudad Reynosa, Tamaulipas.- Petróleos Mexicanos (Pemex) Exploración y Producción, deberá pagar 685 mil 284 pesos a un jubilado, por incapacidad permanente total, al tener hipocausia (sordera) y lumbalgia, por riesgos de trabajo, ya que mediante la ejecutoria 14472021, Magistrados Federales le negaron el amparo a la empresa federal, en contra de la Junta Especial Número Sesenta de la Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA) en Reynosa.

El Magistrado Osbaldo López García, del Segundo Tribunal Colegiado del Decimonoveno Circuito en Reynosa, determino que, como legalmente lo consideró la autoridad laboral en el laudo que se le reclama, la demandada fue omisa en acreditar con pruebas idóneas las actividades y los lugares en que el operario desempeñó sus actividades, y con ello destruir la presunción que operaba en favor del trabajador para considerar que el riesgo de trabajo reclamado tiene un origen laboral.

El 14 de enero del 2021, la mencionada Junta, emitió el Laudo del juicio laboral 131/2019, mediante la cual condeno a Pemex Exploración y Producción, reconociendo que el actor, es portador de hipoacusia y de lumbalgia crónica mecano postural, que deben considerarse riesgo de trabajo, por lo que le deberá cubrir la cantidad de 685 mil 284 pesos, por concepto de incapacidad permanente total, ante lo cual el organismo recurre al juicio de amparo.

El Magistrado Osbaldo López García, a quien correspondió estudiar el asunto, determino que, los documentos ofrecidos no son idóneos para el fin propuesto, toda vez que no ponen de relieve de manera particular qué actividades laborales llevó a cabo el trabajador al servicio de la empresa durante la totalidad del lapso de su vinculación laboral y en todas las categorías que desempeñó, ni de ellas se desprende en qué condiciones laborales las llevó a cabo en los lugares donde las desarrollo.

Tampoco puede verse satisfecho el débito procesal por el hecho de que el reclamante en el lapso de servicios prestados no se haya incapacitado con motivo de las aludidas enfermedades, o la manifestación de que no haya sufrido accidente o enfermedad de trabajo alguno, y menos aún que resultara necesario que el actor solicitara al patrón dictaminar sus patologías, si se toma en cuenta que se trata de un trabajador jubilado, ante lo cual el pleno judicial niega el amparo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *