Debatir definirá la elección

Por: Alejandro Govea Torres
Tiene mucha razón el investigador de la UAT, Jorge Lera Mejía cuando afirma que dejar de asistir a un debate es fallarle a la ciudadanía, pero además cuando señala que en una contienda electoral tan competida como la que se vive en Tamaulipas, debatir definirá el resultado de la elección a gobernador.

Lera Mejía lamenta que el abanderado de la coalición “Juntos haremos historia”, Américo Villarreal Anaya, haya anunciado que no asistirá al segundo debate entre candidatos a la gubernatura programado para el próximo domingo 22 de mayo porque es un ejercicio que le permite a la ciudadanía ver la capacidad que tienen los contendientes para argumentar sus propuestas políticas y de responder a los cuestionamientos.

“La capacidad de transmitir sus propuestas y lograr que sus compromisos coincidan con sus expectativas de la ciudadanía, definirá el voto que emita el próximo 5 de junio”, destacó el también economista victorense.

Deploró que Villarreal Anaya no haya asistido a la convocatoria de la Universidad La Salle en Ciudad Victoria, puesto que los jóvenes estudiantes deseaban confrontar sus propuestas con las que realizaron sus adversarios César Augusto Verástegui Ostos y Arturo Diez Gutiérrez Navarro, candidatos de la coalición “Va por Tamaulipas” y de Movimiento Ciudadano (MC), respectivamente.

El también investigador de la UAT, Roberto Ochoa García, opinó que los candidatos no deben dejar de asistir por ningún motivo a los debates, puesto que pierden la oportunidad de difundir sus propuestas, pero sobre todo de convencer a la ciudadanía de que es la mejor opción política para la gubernatura.

De igual forma, el director del Centro Multidisciplinario de Investigaciones Regionales, organismo auspiciado en colaboración de la UAT y la UNAM, Héctor Capello García, afirmó que el debate es un ejercicio que enriquece el proceso democrático porque permite a la ciudadanía definir su voto, sobre todo entre aquellos que aún no habían definido a quién apoyar el próximo 5 de junio.

Se podrá argumentar que el debate del próximo domingo 22 de mayo en el auditorio del Centro Cultural Tamaulipas de Ciudad Victoria tendrá muy poca audiencia, como sucedió en el primer encuentro de los candidatos a la gubernatura del pasado 24 de abril, sin embargo, actualmente el proceso electoral ha logrado acaparar la atención de la ciudadanía.

Y tan cierto es que el proceso electoral ya logró despertar el interés de la ciudadanía tamaulipeca que es la plática frecuente en las reuniones familiares, incluso en algunos hogares comenzaron a cruzar apuestas acerca de quién ganará la elección a gobernador.

Lógicamente que hay otros factores que inciden en el voto que emitirá la ciudadanía el próximo 5 de junio, entre los que se encuentran los pésimos servicios municipales que se proporcionan a la población, como sucede aquí en Ciudad Victoria, donde cientos de ciudadanos no sólo se quejan de la falta de agua, sobre todo después de que el famoso tandeo no ha resultado ser eficaz, sino también afirman que no volverán a votar por los candidatos de Morena.

Por otra parte, el presidente López Obrador “ya no siente lo duro, sino lo tupido”, como dice el viejo refrán, puesto que miles de jóvenes universitarios han lanzado fuertes críticas en contra de la contratación de los 500 doctores cubanos que anunció recientemente, sobre todo después de que numerosos doctores mexicanos han denunciado que han esperado varios años y no han logrado ser contratados ni mucho menos han obtenido una plaza.

Tan fuerte es la presión que López Obrador se comprometió a que el próximo 24 de mayo dará a conocer el número de plazas para doctores con especialidades médicas, incluso dijo que su contratación será inmediata y que tendrán buenos salarios.

El compromiso presidencial nadie lo creyó, sobre todo cuando hay antecedentes que dicen todo lo contrario, como fue la compra de medicamentos y materiales de curación durante la crisis del Covid-19, ya que con el pretexto de la austeridad republicana no se adquirieron los necesarios para evitar la muerte de casi medio millón de personas en nuestro país.

La rebelión de los jóvenes universitarios sube de tono cada día, incluso se sabe que varios de ellos han lanzado insultos en contra de López Obrador cuando están cerca de sus actos públicos, ya sea en la Ciudad de México como en algunas giras en otras entidades federativas.

Le han gritado que miente en forma vil y descarada cuando afirma que la contratación de los médicos cubanos fue porque no hay doctores mexicanos con especialidades, ni siquiera hay suficientes doctores generales.

Incluso, la Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene otros datos, como dice el propio López Obrador, ya que en el 2021 había una media de 3.1 doctores por cada mil habitantes en el país, además la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) señala que el número ideal es de 3.5 doctores generales y especialistas.

En fin, la fijación que tiene el presidente López Obrador con Cuba resulta extremadamente peligrosa porque por una parte insulta y rebaja a los doctores mexicanos para justificar la contratación de 500 doctores cubanos, pero también se pelea con Estados Unidos, que es el socio comercial más importante de México, porque el presidente Joe Biden no quiere invitar al mandatario cubano a la Cumbre de las Américas que se realizará en Los Ángeles, California.

Correo electrónico: jagovea_53@yahoo.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.