Otra traición a Morena

Por: Gricelda Guerra Romero
Siguen los ecos de la entrega de constancia al candidato ganador a la gubernatura Américo Villarreal Anaya, quien fue acompañado por una numerosa comitiva que hizo acto de presencia frente a las instalaciones del IETAM, y a la que no podían faltar por supuesto alcaldes de Morena que tuvieron un gran peso en este proceso.

Estamos hablando de Carmenlilia Canturosas de Nuevo Laredo, Héctor Villegas de Rio Bravo y por supuesto Mario López Hernández La Borrega de Matamoros, haciendo también presencia la ex alcaldesa Maki Ortiz, aunque el que no se dejó ver fue su hijo Carlos Makito Peña Ortiz, pero con que Maki haya asistido es más que suficiente.

Pues aun cuando no se tenía contemplado celebración alguna, pues la entrega de constancia termino convirtiéndose en una gran fiesta para los morenistas, del verde ecologista y para los petistas.

Pasada la celebración comenzaron a correr los nombres de quienes podrían ser los principales colaboradores del gobierno, que habrá de encabezar Américo Villarreal Anaya, por lo que tentativamente en una de las listas, que la ex alcaldesa Maki Ortiz estaría ocupando la Secretaria General de Gobierno, mientras que la Secretaria de Seguridad Publica seria para José Ives Soberon, mientras que en la Secretaria de Salud se ubica al doctor Ernesto Lavín Hernández.

En la Secretaria de Obras Publicas se ubicaría Javier Valdez Garza, en la Secretaria de Desarrollo Urbano y Ecología al ingeniero Juan García Guerrero, en la Secretaria de Bienestar Social a José Ramón Gómez Leal, en la Secretaria de Turismo a Antonio Carlos Valdez, en la Secretaria de Educación a Olga Patricia Sosa Ruiz, mientras que en la Secretaria del Trabajo al ex alcalde Carlos Canturosas, mientras que en la Secretaria de Finanzas a Erasmo González Robledo y en la Secretaria de Administración a Fernando Arizpe.

Aunque minutos después se comenzó a ventilar otra lista que mencionaba a los mismos personajes, pero en diferentes cargos.

Mientras tanto este lunes los diputados morenistas se enfrentaron a sus homólogos de la fracción panista, luego de un presunto madruguete por parte de los azules, para mediante reformas e iniciativas antidemocráticas buscar perpetuarse en el poder.

Y es que, cuando normalmente las sesiones del Congreso se realizan los miércoles, sorpresivamente se citó este lunes para sesionar, intentando sorprender a los del bando contrario. Por lo que los morenos inicialmente “reventó” la sesión, incluso algunos de los diputados guindas aseguran que ellos no fueron informados, sino es porque les pasaron la voz ni cuenta se hubieran dado.

Pero los diputados de Morena no estaban solos, ya que grupos de simpatizantes se postraron en las gradas gritando consignas contra los panistas, ante lo que la diputada Sanmiguel pidió la intervención de la policía estatal para que fueran desalojados del salón de plenos.

Según la legisladora Úrsula Salazar Mojica el madruguete de los panistas, junto con la bancada prisita, era para reformar el reglamento interno del Congreso, buscando con ello mantener el control y por consecuencia, ser un obstáculo para enfrentar al gobernador electo Américo Villarreal.

Pero lo que más “enchilo” a los diputados guindas, fue que permitieran que entraran elementos de la policía estatal para sacar a los manifestantes, todo porque metieron presión para evitar el madruguete que pretendieron los diputados azules, quienes habían logrado el cuórum, gracias a la diputada Leticia Vargas Álvarez, quien para asombro de los presentes, llego para ayudar a hacerles el caldo gordo a los panistas a los que se sumó, según ella para evitar que le quiten la diputación, al ser víctima de una campaña de difamación en su contra por parte del diputado Erasmo González, que pretende se llame a la suplente de Vargas Álvarez para ocupar la curul.

Aunque la diputada local acepto en un principio que si hubo un ofrecimiento económico para que se brincara a la bancada panista, no acepto pero ahora cambio de parecer, alegando que a ella la puso el pueblo y que ella no está ahí para cumplir con los deseos de nadie, esta acción propicio que de traidora no la bajaron los manifestantes en el Congreso del Estado, luego que gracias a ella fallo el intento de los diputados morenistas para tronar la sesión, que para eso entonces habían abandonado el recinto, pero al ver que su intento no se había logrado, optaron por regresar a la sala, para terminar tomando el presídium, que secundados por los manifestantes dificultaron la realización de la sesión legislativa, obligando a la presidenta de la mesa directiva dar por terminada la sesión.

Pero lo que se le olvido a la legisladora Vargas Álvarez es que el pueblo no voto por ella, voto por Morena, al igual como lo hizo con la diputada Leticia Sánchez Guillermo y que gracias a ese voto es que ahora comen con manteca.

Ya en rueda de prensa, los diputados morenistas dejaron en claro que no permitirán que con reformas o iniciativas antidemocráticas los panistas busquen perpetuarse en el poder que no obtuvieron por el voto popular, a sabiendas que con ello pretenden obstaculizar el trabajo del gobernador electo, para evitar de que la 4ª. Transformación llegue a Tamaulipas.

Lo que queda claro es que los diputados panistas, aliados con los priistas, buscaran ponerle piedritas en el camino a quien dirigirá el destino de Tamaulipas los próximos 6 años, aunque en ello los perjudicados sean los tamaulipecos, mostrando una vez más que trabajan para sus propios intereses, acciones que la ciudadanía les podrían volver a cobrar en las urnas, se nota que no han aprendido ni aprenderán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *