“Trogloditas” en el Congreso

Por: Alejandro Govea Torres
De nueva cuenta los “trogloditas” de Morena pretendieron reventar la sesión de ayer en el Congreso Local, sin embargo, la diputada Leticia Vargas Álvarez dejó las filas morenistas y se unió a la bancada del PAN, además del voto de Nancy Ruiz Martínez, legisladora sin partido, se logró el quórum para continuar con las actividades legislativas.

Y es que las tribunas del Congreso Local se llenaron de seguidores de Morena, quienes se comportaron de una manera grotesca y vil para tratar de reventar la sesión de ayer con gritos e insultos, incluso arremetieron a golpes y empujones contra reporteros por tomar fotos y grabar los desmanes de las diputadas y de los diputados morenistas.

Con el pretexto de impedir un madruguete legislativo de parte de la fracción del PAN, que encabeza Félix Fernando García Aguiar, las y los diputados de Morena trataron de impedir que se reformará el segundo párrafo del artículo 29° de la Ley del Congreso Local, que busca establecer que para la designación del presidente de la Junta de Coordinación Política se requerirá el voto de las dos terceras partes de los integrantes del pleno y no la mitad más uno, como lo señala la legislación vigente.

No es la primera vez que legisladoras y legisladores morenistas escenifican actos violentos para impedir una reforma, como ayer cuando mientras algunos arrebataron los papeles, otros escondían micrófonos, entre otros desmanes con el pretexto de que protegían al pueblo cuando simplemente buscan retomar el control de la Junta de Coordinación Política del Congreso Local.

De igual forma, la bancada morenista cada día se reduce por los actos arbitrarios en contra de sus mismas compañeras, como es el caso de la diputada Vargas Álvarez, quien denunció en conferencia de prensa que el diputado federal morenista, Erasmo González Robledo, buscaría quitarla y convocar a su suplente a través de una orden del dirigente nacional Mario Delgado Carrillo.

Con la salida de Vargas Álvarez ya son 5 legisladoras que renuncian a su militancia morenista, puesto que primero fueron Leticia Sánchez Guillermo y Lydia Martínez López, luego se salieron también por serias diferencias Consuelo Lara Monroy y Nancy Ruiz Martínez, quienes se declararon legisladoras sin partido.

En fin, las y los “trogloditas” de Morena pretenden aparecer como víctimas de la mayoría del PAN y del PRI, pero las disputas internas y la falta de oficio político han causado que la fracción se reduzca y pierda poder político.

En otro tema, la clase política estará muy al pendiente del encuentro que sostendrá hoy el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas con varios de sus antecesores en el cargo partidista, entre los que se encuentran Beatriz Paredes Rangel, Claudia Ruiz Massieu Salinas, Manlio Fabio Beltrones Rivera, entre otros, luego de que no se descarta la posibilidad de que presente su renuncia, ante la debacle electoral que ha tenido el otrora partido de las mayorías desde que asumió el cargo en agosto del 2019.

Y aunque Moreno Cárdenas, mejor conocido como “Alito”, ha reiterado que no renunciará a la dirigencia nacional del PRI, cada día crece la inconformidad entre las filas del tricolor en contra de él, sobre todo después de que la actual gobernadora de Campeche, Layda Sansores San Román, difundió varios audios para dar a conocer diversas actividades ilícitas de su antecesor.

De nada le ha servido a Moreno Cárdenas señalar que se trata de una campaña de desprestigio de su predecesora en la gubernatura de Campeche, ya que cada día se suman diversos grupos de priístas que exigen su renuncia para tener una nueva dirigencia nacional ante los retos del 2023 y del 2024.

Incluso, muchos militantes no comparten la idea del todavía dirigente nacional del PRI de continuar en la alianza “Va por México”, sobre todo cuando el PAN exigirá tener mano para designar a la candidata o al candidato que enfrentará a algunas de las “corcholatas” del presidente López Obrador en el 2024, es decir la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo; el canciller Marcelo Ebrard Casaubón y el Secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández.

A propósito, los tres acapararon los reflectores del evento partidista denominado: “Unidad y movilización para que siga la transformación”, celebrado el pasado domingo en la explanada del Teatro Morelos de Toluca, Estado de México, en donde los seguidores de las tres “corcholatas” se la pasaron echando porras y gritos para dar la impresión de que son muy populares entre las bases de Morena.

Faltó al evento partidista otra de las “corcholatas” de López Obrador, puesto que no asistió la titular de la Secretaría de Economía (SE), Tatiana Clouthier Carrillo, sin embargo, no hizo falta porque está visto que el tabasqueño finalmente se inclinará por alguno de los tres, es decir la imposición a través de una encuesta amañada será entre Claudia, Marcelo y Adán Augusto.

No asistió, también, el coordinador de la fracción de Morena en el Senado, Ricardo Monreal Ávila porque simple y llanamente no fue invitado al cónclave partidista en Toluca, Estado de México.

El senador Monreal Ávila prefirió ir a un acto celebrado en la Rotonda de las Personas Ilustres del Panteón Dolores en la Ciudad de México en memoria del poeta michoacano Ramón López Velarde, que estar el cónclave partidista porque todo estaba preparado para agasajar a las tres “corcholatas” de López Obrador.

Y para “tapar la descortesía” del dirigente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo, el presidente López Obrador pidió en tono conciliador que sean invitados el senador Monreal Ávila y Tatiana Clouthier Carrillo, además del embajador de México en Estados Unidos, Esteban Moctezuma Barragán, al proceso interno para designar a la candidata o al candidato morenista a la presidencia de la república en el 2024.

Correo electrónico: jagovea_53@yahoo.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *