Cifra récord de asesinatos

Por: Alejandro Govea Torres
Parece burla la designación de la excandidata de Morena a la gubernatura de Nuevo León, Clara Luz Flores Carrales como nueva titular del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, luego de las cifras aterradoras que dio a conocer la secretaria de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez Velázquez durante la conferencia matutina de anteayer en Palacio Nacional, cuando reconoció que se han registrado 121 mil 655 homicidios en los tres años y medio de la administración de López Obrador.

No es posible que en lugar de nombrar a gente capaz y con experiencia para reducir la violencia en nuestro país, se designe a militantes de nuevo ingreso a Morena como premio de consolación luego de que perdieron en los procesos electorales, como es el caso de la señora Flores Carrales.

La cifra récord de asesinatos debería de ser suficiente motivo para que se cambie la política de “abrazos, no balazos” de López Obrador, ya que la impunidad generada ha propiciada que el crimen organizado actúe libremente, como se puede constatar en el hecho de que el pasado mes de mayo fue el más violento del año luego de que se registraron 2 mil 910 asesinatos y feminicidios.

Desafortunadamente, las sentidas demandas de la sociedad mexicana en materia de seguridad pública no son tomadas en cuenta por López Obrador, quien esgrime siempre que ningún otro presidente se reúne a diario a las 6 de la mañana con los jefes militares para analizar el índice criminal en el país.

Por el contrario, el político tabasqueño ni se inmuta cuando se le demuestra que no sirve la política de “abrazos, no balazos”, puesto que mientras en los tres años y medio que va de su administración se han registrado 121 mil 655 asesinatos, mientras que con Enrique Peña Nieto la cifra llegó a 74 mil 737 y con Felipe Calderón Hinojosa fue de 53 mil 319.

Y francamente no le importa que la violencia siga creciendo, como se puede constatar con el hecho de nombrar a gente sin ninguna experiencia ni mucho menos capacidad para enfrentar el reto de recobrar la paz y estabilidad social que demanda la sociedad mexicana.

Los primeros en protestar por esta controvertida designación de López Obrador fueron los militantes de Morena en Nuevo León, quienes consideran como aberrante y soez que la señora Flores Carrales se le premie con un alto cargo en la administración federal luego de quedar en 4° lugar de la elección para gobernador del año pasado.

También los militantes del PT y del PVEM de Nuevo León criticaron abiertamente la designación de su excandidata a la gubernatura en el 2021, ya que perdieron su registro como partidos políticos en aquella entidad federativa por no alcanzar el 3% de la votación válida del proceso electoral.

Recuerdan que la nueva titular del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública ni siquiera con el apoyo abierto de López Obrador logró ganar la elección a la gubernatura de Nuevo León.

Incluso la señora Flores Carrales siempre presumió que era la candidata de López Obrador ante las críticas de militantes y simpatizantes de Morena en Nuevo León, por lo que después de su aplastante derrota se manejó la versión de que sería premiada con un cargo en el gobierno federal, como ocurrió ayer.

Por otra parte, el obispo de la Diócesis de Victoria, Oscar Efraín Tamez Villarreal se mostró ayer consternado por el asesinato de dos sacerdotes jesuitas en Chihuahua, además destacó que se ha sentido seguro en los seis meses que lleva viviendo en Tamaulipas.

El prelado católico espera que las autoridades de Chihuahua aclaren el cobarde asesinato de los dos sacerdotes jesuitas, mientras tanto pidió que los feligreses oren por el descanso eterno de sus almas.

Recordó que estos hechos de violencia también se vivieron en el pasado reciente en Tamaulipas, cuando desapareció el padre Carlos Ornelas Puga (QEPD) de su parroquia en el municipio de Jiménez.

Incluso, el obispo Tamez Villarreal mencionó que su antecesor, el ahora obispo emérito Antonio González Sánchez, organizó del 2014 al 2019 la “Marcha por la Paz”, precisamente para que Tamaulipas recobrará la paz social después de la violencia que se viven en otras entidades federativas.

En otro tema, el diputado local José Braña Mojica no tiene remedio y ahora dice que los quieren dividir, cuando la fracción de Morena en el Congreso Local comenzó su gestión dividida y sigue fracturándose porque carecen de oficio político y poder de negociación.

En la actualidad, la fracción morenista está integrada por 15 legisladores, 12 de mayoría y 2 de representación proporcional, pero no se descarta la posibilidad de que otras y otros se cambien, sobre todo cuando la actual coordinadora, Úrsula Salazar Mojica persiste en sostenerse en el cargo legislativo.

Se habla de que la coordinación de la fracción morenista quede en manos de Casandra Priscila De los Santos Flores, sin embargo, existe la posibilidad de que llegué un legislador plurinominal, como es el caso de Javier Villarreal Terán.

También se habla de que el diputado Humberto Prieto Herrera podría ser el sustituto de Salazar Mojica, pero resulta que el legislador oriundo de Reynosa tiene un carácter irascible que podría ahondar la división interna de la fracción.

Es por eso, que el diputado Braña Mojica dice que los quieren dividir, sin embargo, no hay ninguna necesidad porque ellas y ellos mismos chocan por defender sus intereses personales en lugar de cumplir con el quehacer legislativo por la que cobran y cobran muy bien.

Correo electrónico: jagovea_53@yahoo.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.