Misión imposible…

Por: Marco Antonio Vázquez Villanueva
Las impugnaciones de la elección de gobernador que hizo el Partido Acción Nacional resultaron endebles, sin mayores pruebas, como si a alguien se le hubiera ocurrido que los tribunales electorales los iban a beneficiar en base a los que ellos dicen, piensan, sueñan; como si a alguien se le hubiera ocurrido impugnar nomás para llevarse mucho dinero a sus alforjas, aunque ello implicará hacerle creer al PAN y al candidato que podían anular la elección o revertir resultados.

En su triste realidad, y nomás para seguir testificando que sus asesores se están bañando de lana engañándolos sin remordimiento alguno, en la primera tanda de resoluciones del Tribunal Electoral de Tamaulipas, el PAN apenas “tumbó” tres casillas y en distritos donde el resultado no cambiará en lo mínimo ya que se ubican en Matamoros, Tampico y Reynosa, es decir, no pasó nada y en cambio fue desechado su argumento más “fuerte” para anular la elección de gobernador que era la presunta participación de grupos armados en el Distrito de San Fernando con la columna armada Pedro José Méndez, no presentaron pruebas de ello.

Los resultados en las primeras impugnaciones del PAN apenas son como quitarle un pelo al gato sobre el conteo final de votos, un rasguño que ni siquiera se notará en el cómputo final.

¿Sabe cuántas casillas se necesita tumbar para anular la elección?, alrededor de 950, quizá de 940, pero no menos, tendría que caer el resultado del 20 por ciento de las casillas para que se diera esa eventualidad lo que en este momento parece bastante complicado, casi igual a una misión imposible.

Claro que existen otras causales de nulidad como el excederse en los gastos de campaña, la coacción del voto, la compra de votos, entre muchas otras, sin embargo, son complicadas o más difíciles de comprobar porque las leyes las hacen los que están en el poder y precisamente con la insana idea de que no puedan acreditarles delitos, de que les permita despilfarrar recursos públicos o privados para conservar el poder sin que los sancionen y hoy, para desgracia de ellos, los que perdieron son los que estaban en el gobierno y serán los que no puedan acreditar las causales de nulidad que alegan, ya sea porque no existieron, ya sea porque han caído en su propia trampa, como haya sido pero para influir en el resultado final será lo mismo.

Claro que todavía existen otras impugnaciones respecto la elección de junio, quizá muchas más, pero la tendencia sobre las resoluciones, por lo menos en el Tribunal Electoral de Tamaulipas, será a desechar la inmensa mayoría de ellas, por ejemplificarle, el sábado que se emitieron las primeras resoluciones, 40 en total, apenas ameritaron la anulación de tres casillas.

También el seguidor azul tiene razón al pensar que hay otras instancias, que vendrán los tribunales federales a resolver en definitiva la elección de gobernador de Tamaulipas en caso de que el PAN y su candidato no queden conformes con lo que les resuelva el TRIETAM, pero no olvide que manejan los mismos códigos electorales, las mismas leyes y reciben los mismos alegatos y pruebas, pueden tener criterios diferentes, de eso no hay duda, sin embargo, se antoja muy complicado que le reviertan todas las resoluciones al tribunal electoral local, que es lo que necesita el PAN para que de esa manera se anule la elección.

El pronóstico es que seguiremos viendo resoluciones parecidas a las del sábado, solo se van a caer algunas casillas porque se cometen errores, a veces de mala fe y otros por las prisas, y eso va entre “la normalidad”, así entre comillas porque no debería ocurrir nunca, pero igual no pasará nada, para que se dé una idea de lo que le menciono revise estadísticas de las elecciones anteriores, en todas hay casillas anuladas y por los mismos motivos y con las mismas consecuencias, ninguna.

Esa es la realidad del PAN, a lo largo de la historia han sido muy pocas las elecciones que se caen, se han anulado más por cuestiones políticas que por pruebas, una constante es que a lo largo de la historia son contadas las elecciones en las cuales se revierten los resultados de una elección y, creo, no ha pasado en el caso de gobernadores electos, entonces partido y candidato azul tendrán que pensar bien si siguen tirando su dinero o lo guardan para nuevas contiendas que les serán más complicadas.

Eso ocurre, el que no se puedan acreditar causas de nulidad, por lo que le mencionaba líneas arriba, las leyes son una trampa para las oposiciones, los gobiernos en turno aprovechando la mayoría en los Congresos siempre han diseñado los códigos de tal forma que les permitan cierto margen de maniobra, porque les ha dado resultados, siguen ganando elecciones por años hasta que hartan en exceso al ciudadano, como ocurrió en este año, pero también cuando pierden es muy complicado que puedan ellos comprobar un delito que les beneficie, aunque haya ocurrido.

En fin, en dos semanas, como máximo, el Tribunal electoral de Tamaulipas decidirá lo que corresponda de la elección de gobernador, luego viene la participación de las instancias federales si así lo quieren los panistas y ya, para mediados de septiembre tendremos una sentencia firme.

En resumen, si apenas van tres casillas anuladas de todo un gran paquete de resoluciones del Tribunal electoral y para anular la elección de gobernador se requieren caer entre 940 y 950, pues todo parece indicar que el PAN tiene una misión imposible, que para el gobernador electo Américo Villarreal, ese que la bancada panista en el Congreso no quiere reconocer, solo es cuestión de tiempo, de semanas, para que rinda protesta constitucional como mandatario, el 1 de octubre para ser exactos…

Coloque en el buscador de Facebook @CENADeNegros1 y le agradeceré que me regale un Me Gusta, además nos puede seguir en la cuenta de twitter @gatovaliente y, como siempre, le dejo el correo electrónico a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.