El reto de hacer funcionar el IMSS-Bienestar

Por: Alejandro Govea Torres
La doctora tamaulipeca Gisela Juliana Lara Saldaña asumió desde ayer el reto de hacer funcionar el nuevo organismo IMSS-Bienestar, que surgió luego del rotundo fracaso que tuvo el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), cuya estrategia fallida del presidente López Obrador propició que miles y miles de personas no tuvieran acceso a los servicios médicos y asistenciales que otorgaba el Seguro Popular, como es el caso de niñas y niños con cáncer que desde hace 4 años no reciben en forma adecuada sus medicinas y tratamientos para mitigar los estragos de esta terrible enfermedad.

Se espera que la doctora Lara Saldaña logré obtener los recursos necesarios para la contratación de médicos y enfermeras para cada una de las clínicas del IMSS-Bienestar que hay en las zonas de mayor marginación social, es decir en comunidades rurales y colonias populares.

Lara Saldaña tiene una amplia experiencia porque inició su carrera profesional en el IMSS-Coplamar, pero requerirá del financiamiento necesario para la compra del equipo médico necesario para las clínicas del IMSS-Bienestar en el país, ya que la mayoría carece de lo indispensable para atender a los pacientes, incluso hasta para brindar los primeros auxilios.

Y aunque el IMSS-Bienestar es un organismo autónomo y con presupuesto propio, la doctora Lara Saldaña deberá de contar con el apoyo del director general del IMSS, Zoé Robledo Aburto a fin de que mejoren los servicios médicos y asistenciales en cada una de las clínicas.

Robledo Aburto deberá de concretar el apoyo de los gobernadores para hacer que funcione el IMSS-Bienestar en sus respectivas entidades federativas, puesto que en caso contrario correrá la misma suerte que el Insabi, que se manejó políticamente en lugar de privilegiar la salud de las personas de escasos recursos económicos que acuden a sus clínicas.

No debe olvidar que las personas añoran los servicios del Seguro Popular que fue eliminado por López Obrador con el argumento de combatir la corrupción, pero nunca procedió en contra el titular del Insabi, Juan Antonio Ferrer Aguilar, a pesar de las innumerables denuncias de desvío de recursos públicos en contra de él, especialmente por la falta de medicamentos e insumos cuando se había gastado supuestamente en su compra.

Por otra parte, de nada sirvió la fuerte presión que ha ejercido el gobierno de la 4° Transformación en contra de los senadores del llamado bloque opositor en la cámara alta del Congreso de la Unión, ni siquiera el descarado soborno del dirigente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo para que el ahora exlegislador panista Raúl Paz Alonzo, se cambiará de fracción con la promesa de ser candidato morenista a la alcaldía de Mérida, Yucatán.

Ante la firmeza del bloque opositor de votar en contra de que los militares permanezcan en las calles hasta el 2028, como lo propuso en primera instancia la senadora Yolanda de la Torre Valdez del PRI, el presidente de la mesa directiva del Senado, Alejandro Armenta Mier de Morena, retiró la iniciativa para presentar en forma aparente un nuevo proyecto, pero en realidad fue con el propósito de seguir coaccionando a quienes se oponen.

A propósito, el senador Emilio Álvarez-Icaza Longoria presentó un video en donde se aprecia Delgado Carrillo cuando fungió como senador del 2012 al 2015 y criticó la decisión del entonces presidente Enrique Peña Nieto de mantener a las fuerzas armadas en labores de seguridad pública.

Álvarez-Icaza Longoria, que pertenece el denominado grupo parlamentario plural en el Senado, se lanzó fuerte en contra de Delgado Carrillo, quien antes criticaba que las fuerzas armadas estuvieran en las calles porque era el principio de la militarización de nuestro país, ahora resulta que califica de traidores a todos aquellos que se oponen a la iniciativa de López Obrador.

De regreso con la coacción que ejerce el gobierno de la 4° Transformación en contra de los senadores del bloque opositor, no hay duda de que seguirán las presiones para lograr los votos necesarios en el Senado para aprobar la reforma, sobre todo con legisladores del PRI que han sido “invitados” por sus gobernadores a que apoyen la iniciativa de reforma, como es el caso de Mario Zamora Gastelum, quien recibió la llamada del mandatario sinaloense Rubén Rocha Moya.

Por su parte, el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Ricardo Monreal Ávila, subió a la tribuna para anunciar que se posponía la discusión de la iniciativa, pero en realidad fue para suspender la votación cuando se dio cuenta que no obtendría el apoyo de la mayoría calificada para lograr la reforma para dejar a los militares hasta el 2028.

En respuesta, el senador Damián Zepeda Vidales rechazó que se pospusiera la votación porque era evidente que no obtendría la mayoría calificada y aseveró que fue “la muerte del intento de militarizar el país”.

En otro tema, vaya polémica que ha causado la posible designación de Sabrina Morales Chávez como titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma) en la administración de Américo Villarreal Anaya, sin embargo, no debemos olvidar que logró como coordinadora municipal del PVEM en Tampico una buena cantidad de votos a favor del candidato de la alianza “Juntos Haremos Historia”.

Cabe señalar que Morales Chávez logró estrechar su amistad con la actual regidora Mónica Villarreal Anaya en el municipio de Tampico, por lo que se cree que la hermana del mandatario electo influyó para que ser nominada a la Seduma, cuya posible designación dejaría a otros en el camino que ya se sentían seguros de tener este cargo en el próximo gabinete estatal, como es el caso de Luis Gerardo Illoldi Reyes.

Correo electrónico: jagovea_53@yahoo.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.