La Sala de Arte Público Siqueiros, laboratorio de experiencias participativas, desaceleradas y contemplativas: INBAL

Benito Juárez, Ciudad de México, México, América.- El Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal) celebra el 54 aniversario de la Sala de Arte Público Siqueiros (SAPS), perteneciente a la Red de Museos en el Bosque de Chapultepec.

La Sala de Arte Público Siqueiros forma parte del proyecto Chapultepec. Naturaleza y Cultura de la Administración Federal de México, mediante el cual se ha llevado a cabo un proceso integral de mejoramiento de la infraestructura que ha incluido la rehabilitación, renovación y adecuación de sus instalaciones, así como la conservación de los acervos del Centro de Investigación y Documentación Siqueiros (CIDS), compuestos por 80 mil piezas aproximadamente; en donde se resguardan y conservan 356 obras plásticas, tanto de David Alfaro Siqueiros como de otras y otros artistas.

El recinto del Inbal inspira su labor en una de las ideas que Siqueiros plasmó en: “Tres llamamientos de orientación actual a los pintores y escultores de la nueva generación americana”, manifiesto que el artista publicó en 1921: “Solo es vital el arte que encuentra sus propios elementos en el ambiente que lo circunda”.

En este sentido, la Sala no se piensa como una caja de exposiciones, sino como un organismo homeostático, esto es, como ente vivo, orgánico, que muta en función del ambiente circundante y de su vocación. De acuerdo con Willy Kautz Feriani, director de la Sala de Arte Público Siqueiros y de La Tallera, inmueble ubicado en Morelos; “la SAPS tiene la impostergable misión de cultivar una estética de lo público que nos sensibilice sobre las problemáticas actuales, una relación constante entre la memoria que resguarda y los desafíos socioambientales; un flujo entre el interior y el exterior del museo que permita pensar el acervo más allá de sus paredes”.

Durante más de cinco décadas, la Sala ha seguido la visión dinámica que Siqueiros tenía de la vida y de las y los espectadores, ciudadanos que se desplazan, que se mueven en el espacio y que, al hacerlo, impactan su entorno.

También, en consonancia con el pensamiento del muralista, la SAPS ha sido y es laboratorio de experiencias participativas, desaceleradas y contemplativas. Además de ocuparse del resguardo de una parte de la memoria colectiva, el museo ha buscado y busca enlazar esa memoria con las transformaciones y problemáticas de nuestro presente, en convivencia armónica con el medio ambiente. La intención del museo es incidir de manera simbólica y material en la configuración de lo público, además de contribuir a la reconstrucción de la convivencia social.

El miércoles 29 de enero de 1969, David Alfaro Siqueiros celebró la inauguración de la Sala de Arte Público en el inmueble que fue su casa por unos meses antes de su detención y encarcelamiento en la prisión de Lecumberri en 1960, y que, una vez que recobró su libertad, en 1964, empleó como estudio durante sus visitas a la capital del país, tras mudarse a Cuernavaca, Morelos. Posteriormente, en 1988, la Sala pasó a formar parte del Inbal.

Alfaro Siqueiros es considerado uno de los artistas plásticos mexicanos más importantes del siglo XX. El artista donó al pueblo de México los inmuebles que fueron de su propiedad y que actualmente integran el Proyecto Siqueiros. Además, el artista cedió su fondo documental y artístico a la sociedad mexicana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *