Los de abajo no avanzan ni tantito…

Por: Marco Antonio Vázquez Villanueva

En una especie de frenética locura los adoradores del presidente Andrés Manuel festinaron al “súper peso”, con bombo y platillo gritaban a los cuatro vientos que la moneda mexicana fue evaluada como la de mayor resistencia a una serie de cambios mundiales, e incluso con fortaleza superior al dólar u otras monedas de países del denominado primer mundo al grado de adquirir ese adjetivo calificativo.

La enajenación fue tanta que casi hacen fiesta porque el peso le ganó al dólar terreno en el tipo de cambio, de los 21 pesos, casi 22, se cayó a los 19 pesos por dólar, e incluso por algunas horas o en algunos lugares era de unos centavos menos.

Por supuesto que se debe festejar la situación, sin embargo, igual se debe tener la certeza de que todavía nada ha cambiado en este México lindo y querido, es más, estábamos mejor cuando política y administrativamente nos decían que estábamos peor, me explico: celebrar un tipo de cambio de 19 pesos por dólar es una locura y hablar de una moneda sólida lo es más cuando el beneficio no se nota en la bolsa de los mexicanos, sigue creciendo la pobreza y la clase media y media alta se sigue debilitando al grado de que muchos de los ahí ubicados ya andan coqueteando con los niveles de bienestar más bajos.

La inflación está incontrolable, intentar comprar la despensa y satisfacer las necesidades de los miembros de una familia con el salario de un papá y una mamá parece misión imposible con el agregado de que al ocuparse ambas cabezas de una familia el riesgo es alto para los menores o los adultos que la conformen.

Y no, no añoramos las raterías, la transa, prostitución ni el saqueo de los gobiernos del pasado, es más, se debe celebrar que a muchos de sus “distinguidos miembros” la ciudadanía les ha dado una patada en el trasero cuando han intentado regresar a los espacios de poder, no solo eso, también estamos seguros que la justicia debe empezar por hacerlos regresar todo lo que sustrajeron indebidamente o meterlos a la cárcel para que se les quite lo ladrones, usar las acciones legales en su contra como ejemplo de lo que ya no debe volver a ser, sin embargo, nuestras carteras, nuestra calidad de vida también reclaman ya no quedarnos callados y menos ser participantes de campañas tan deshumanizadas como el pretender hacernos creer que estamos bien porque nuestra moneda es fuerte cuando en la casa no hay para tragar o al ir a las tiendas el dinero nunca alcanza para comprar por lo menos lo indispensable.

A que vamos, pues a que no debemos regresar al pasado en el comportamiento como ciudadanos, entender que los tiempos de decirle que si a todo lo que pretenda un gobierno ya pasaron, debemos ser agradecidos y aplaudir cada éxito, s más, hacerlo sentir en las urnas para quien los tenga, pero nunca debemos descansar en los intentos de obligar a una autoridad a que esos triunfos se reflejen en el bienestar de los más pobres, en la calidad de vida de todo el pueblo y no de unos cuántos.

Sintetizando, hay que dejar atrás la apatía, nuestro presidente nos necesita al cien por ciento, no como viles focas aplaudidoras a todo lo que haga, sino como parte de su pueblo que lo hizo ganar para llevarnos a mejores estadios.

Y si, ese compromiso debe empezar con la participación en la política, en cada proceso electoral, en revisar a fondo el pasado de cada candidato, en evaluar su presente para saber que expectativas podemos tener de cada uno de ellos o de ellas, vaya pues, no podemos dejarlos solos porque se despachan sin pudor con la cuchara grande, pero menos debemos elegir a alguien que ya sabemos que solo usa poder para enriquecerse, para apoyar a su pandilla de ladrones, si deseamos estar mejor tenemos que cambiar, y claro, si seguimos con las mismas prácticas de siempre, aunque sean otras las siglas de los partidos gobernantes, pues nos irá igual, así que ya lo sabe, para mejorar debemos empezar con nosotros y, por lo pronto, evitando caer en esos triunfalismos tontos de llamar a nuestra moneda super peso o pensar que estamos mejor que otros países cuando en la realidad los de abajo no avanzan ni tantito porque eso sí que nos daña a todos…

Coloque en el buscador de Facebook @CENADeNegros1 y le agradeceré que me regale un Me Gusta, además nos puede seguir en la cuenta de twitter @gatovaliente y, como siempre, le dejo el correo electrónico a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com